lunes, 12 de marzo de 2018

LA LLAMADA DEL BOSQUE



LA LLAMADA DEL BOSQUE


He disfrutado con la lectura de dos libros que tratan sobre naturaleza, ecología y medio ambiente: Sonata del bosque, de Joaquín Araújo (Ediciones Tundra, 2014) y Una temporada en Tinker Creek, de la escritora norteamericana Annie Dillard (Premio Pulitzer al mejor ensayo en 1975, Errata Naturae 2017, traducción Teresa Lanero Ladrón de Guevara). Hallé ambos libros en la Biblioteca Pública Fernando de Loazes de Orihuela: el primero por puro azar; el segundo gracias a la recomendación de mi amiga Natalia Carbajosa.

Araújo, periodista y emboscado naturalista plantador de árboles, se basa en la estructura de una sonata musical para narrar con desparpajo y estilismo el ciclo de la vida en un bosque desde el orto hasta el ocaso, o lo que es igual: desde la primavera hasta el invierno. Aquí el autor da rienda suelta a su vocación de poeta y todo el libro se puede leer como un canto coral o “como un poema en prosa desmedido” según de Araújo, si bien a este extremado lirismo se le ve a veces el andamiaje retórico. A pesar del entusiasmo y los conocimientos que derrocha el autor, su prosa lírica no está exenta de manierismos y recurrencias previsibles. No obstante, hay imágenes hermosas y brillantes, símiles, paralelismos y metáforas originales, sinestesias atrevidas y otros recursos literarios bien engarzados. Para Araújo la naturaleza es un todo armónico amable y acogedor, una generosa explosión sin límite de feracidad y sensualidad, una oda a la belleza, y es por ello que escribe desde una plenitud exultante y agradecida cuasi franciscana. 
            El libro de Annie Dillard, novelista y poeta, es otra cosa y confieso que me ha impresionado más hondo, seguramente porque me identifico en mayor medida con la autora. Su lenguaje es sobrio certero, preciso. Dillard cuenta su ambigua relación con la naturaleza refugiada en un valle de la cordillera de los Apalaches, junto al arroyo Tinker. Escrito hace más de cuarenta años, es un libro con una gran carga humanista que no ha perdido vigencia alguna y sorprende, entre otras cosas, porque es una obra inclasificable que difícilmente se aviene con la función clasificatoria de los géneros literarios y las disciplinas del conocimiento: ¿novela, libro de autoficción, memorias, diario, un gran poema en prosa? ¿Literatura, ciencia, filosofía? Creo que todo a la vez.