jueves, 5 de octubre de 2017

LA ARMONÍA DE LOS CONTRARIOS


LA ARMONÍA DE LOS CONTRARIOS


He terminado la lectura de La música invisible. En busca de la armonía de las esferas, del musicólogo italiano afincado en España Stefano Russomanno. Me ha encantado. No es un ensayo académico dirigido a otros especialistas ni un texto ligero de divulgación, sino un libro culto, denso, inteligente, elegante, distendido, sin asomo de pedantería, escrito con un estilo poético amable y bellísimo y unos recursos íntimos muy pertinentes (todos los capítulos empiezan con un párrafo autobiográfico). En el campo de la musicología solo conozco a un autor capaz de seducir con un sólido nivel literario a muchos lectores, incluso a los no aficionados a la música, me refiero al célebre crítico musical estadounidense Alex Ross. Pero diría que Russomanno (a mí ya me cautivó con sus críticas musicales en el suplemento ABC Cultural), va aún más allá en La música invisible. Su amplitud de miras abarca territorios enigmáticos relacionados con la metafísica, la mística, la numerología, la cosmología, y le permite adentrarse con solvencia en el campo de la filosofía, la literatura, las artes plásticas, la historia y la ciencia. En el párrafo final del preludio, escribe el autor: “Esta música invisible, cosida en el reverso de la música que oímos, no envuelve solo los planetas, las estrellas y el cielo, sino todo lo existente, incluido nosotros. El presente libro es en buena medida el relato de las escuchas, las lecturas y las experiencias que me han puesto sobre la pista de la música invisible”.