sábado, 10 de diciembre de 2016

ENTREVISTA A EVA RUIZ


ENTREVISTA CON EVA RUIZ

Los diálogos que el Museo Ramón Gaya de Murcia viene celebrando desde hace cuatro años tuvieron como protagonista el pasado mes de noviembre a la pintora oriolana Eva Ruiz. Estos diálogos expositivos consisten en elegir y reinterpretar un cuadro de Ramón Gaya. Eva Ruiz eligió “Homenaje a Velázquez (El Felipe Próspero de Viena)”.


La pintora oriolana ha elaborado  una inteligente composición en la que utiliza “el altarcito” del cuadro de Gaya, cambiando el orden de las copas y mostrando en su máxima nitidez el retrato de Velázquez en la pared, sin manchas ni veladuras, y resaltando la tierna impresión que a primer golpe de vista causa la imagen inocente del niño enfermo con su perro. En la versión de Eva destaca la luminosidad en contraposición al claroscuro velazqueño y a las evanescencias de Gaya. Es la luz, nítida, como recién creada, característica de los cuadros de Eva Ruiz. Es la luz (su luz) que hace milagros borrando las brumas y enriqueciendo, matizando, subrayando, el enigma de la vida con una sencillez y una naturalidad que estimulan al máximo los órganos sensitivos del espectador.
Eva Ruiz García ha realizado estudios en la Escuela de Bellas Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Orihuela. En los últimos años ha participado en diez talleres o cursos con el pintor Antonio López, en las provincias de Alicante, Albacete, Murcia y Almería; pero también ha realizado cursos con los pintores Federico Chico, Eduardo Naranjo y Golucho. Desde principios de los 80 ha participado en una multitud de exposiciones individuales y colectivas y en su haber tiene numerosos premios, entre ellos, el Premio Caja Madrid, del Certamen Europeo de Pintura Antonio López, en Pinto (Madrid). Su última exposición El amor que no cesa, la realizó en el Ateneo de Madrid. En 2015 y 2016 ha sido comisaria de los Murales del barrio de San Isidro de Orihuela, en homenaje a Miguel Hernández.

            El pasado 29 de noviembre tuve el honor y el placer de mantener un coloquio público con la pintora en el Museo Ramón Gaya. Esta es la entrevista:

Empezamos con una pregunta obligada que estarás cansada de responder: ¿Por qué elegiste para tu particular diálogo con Ramón Gaya su cuadro “Felipe el próspero de Viena”?

Paseando por su Museo para elegir la obra de Gaya, de repente, me detuve delante del cuadro: “El  Felipe el próspero de de Viena por su atmósfera y por su sencillez; en la composición y por mi admiración por el pintor, en ese homenaje a Velázquez, al que también yo admiro, no podía faltar su famosa copa. Más tarde cuando lo miré en el catálogo de Velásquez, descubrí su conmovedora historia: esa carita tan inocente, tan pequeñito, y junto a su perro faldero me enterneció mucho más. Seguro que Velázquez le puso mejor color de cara y de salud al pintarlo.

Otra pregunta obligada que supongo te habrán hecho muchas veces. ¿Crees que el arte abstracto y el figurativo, en sus diversas versiones e interpretaciones, conviven cordialmente, o por el contrario mantienen un conflicto irresoluble? Te lo pregunto, sobre todo, porque Ramón Gaya era refractario al arte de vanguardia y todo lo que significara ruptura.

Yo creo que el arte abstracto y el figurativo pueden caminar juntos y que siempre se aprende del buen arte. A Ramón Gaya no le interesan las vanguardias, ni mucho menos la abstracción. Él tiene su propio discurso y lo defiende, es su forma de entender y vivir el arte.

 ¿De dónde vienes pictóricamente? ¿Ha habido artistas en tu familia, o maestros que estimularan tu vocación pictórica y te ayudaran a consolidarla? ¿Cuáles son tus referentes artísticos?

Desde pequeña en el colegio ya quería ser pintora: lo tenía muy claro. Mis comienzos empezaron en la Escuela de Artes y Oficios de Orihuela. Empecé con Guillermo Bellod y uno años más tarde conocí al pintor Federico Chico, mi maestro. Mis referentes artísticos van desde el gran pintor Antonio López, con el que he compartido nueve cursos o talleres, hasta los pintores impresionistas o románticos.

Una característica de tu pintura es la capacidad para compaginar una visión de la realidad descriptiva y argumental con un nivel introspectivo.

Lo principal en mi pintura es contar lo más importante de mis sentimientos y creer en lo que dices, sobre todo cuando forma parte de la vida.

 En tu obra conviven el paisaje urbano y el rural con una pincelada objetiva no exenta de lirismo. Unas veces la visión es panorámica por el amplio horizonte visual que abarca; otras, como un zoom, nos acerca las imágenes escrutadas al detalle con una sensibilidad exquisita.

El paisaje que me inspira es el cotidiano que me rodea, día a día, de lejos y de cerca, y de manera especial la panorámicas con los cielos muy grandiosos.



Como pintora te has acercado a la poesía retratando a Miguel Hernández y pintando su entorno. Teniendo en cuenta que no deben extremarse las similitudes entre ambas disciplinas, ¿Crees que hay una verdadera hermandad entre pintores y poetas?


Me acerco a la poesía de Miguel Hernández como lectora y pintora. A través de su poesía intento llegar a su figura de poeta y entro en su casa, en su paisaje envuelto de mucha luz, palmeras, y la Sierra de la Muela. He participado en numerosos actos en homenajes a Miguel Hernández, en su centenario con exposiciones y en los Murales de San Isidro. Comparto sus ideales. Tengo que resaltar que su poesía y su vida me han tocado el corazón. No lo tuvo fácil en la vida, como tampoco Ramón Gaya en su exilio, con el tiempo que les toco vivir.


Una de las características más destacables de tu obra pictórica es la presencia de una luz inigualable, pura, hermosa, adánica. ¿De qué forma influye en tu pintura el lugar donde vives y creas?

El lugar donde vivo me influye mucho por el campo de visión tan amplio. El paisaje es mucho más abierto, lejano y a la vez tan cercano. La Sierra de la Muela, el paisaje rural con sus verdes tan impresionantes y su luz son los ingredientes principales de mis señas pictóricas.


También es destacable la serenidad que transmiten tus paisajes e interiores -en los cuales apenas hay presencia humana- creados con una pincelada sutil, refinada, latente. Conviven en tu pintura el virtuosismo técnico y el talento intuitivo

La serenidad siempre está presente, quizá sea por vivir en un paisaje rodeado de palmeras, cipreses, adelfas o rosales, en el que se respira un aire limpio, transparente y luminoso. Es como mirar por una ventana, donde no se ve la presencia humana, aunque se puede intuir presente.

 Tu obra también se caracteriza, como ha subrayado la crítica, por la presencia de verdes, azules, grises… una gama fría que, sin embargo, y he ahí la paradoja, crea ambientes cálidos.

El paisaje es la temática que más me influye como pintora. Lo tengo todos los días, lleno de luz, representado en los verdes, azules y gamas de grises. Sin embargo, más importante que la técnica lo que pretendo es contar algo.


Nuestro común amigo Pepe Rayos, pintor e historiador del arte, escribió unas palabras que suscribo absolutamente: “En la obra de Eva Ruiz, no hay significante que no contenga una molécula de misterio y no hay mirada que se resista a contestar las preguntas que nos plantea cualquiera de sus obras. Siempre he considerado fundamental que, ante cualquier obra artística abstracta o figurativa, de la mirada del espectador surjan palabras que pregunten por su contenido, que reflexionen sobre lo que representan, independientemente de que sea arte objetual o conceptual. El arte es siempre una forma de problematizar la realidad”.

Son muy interesantes las observaciones de Pepe Rayos. Aunque yo tengo un cierto pudor para hablar sobre mi pintura. La figura del espectador y su reflexión siempre es importante.

Eres una artista extremadamente meticulosa, ¿hay en tu patrón de trabajo un lugar para la improvisación?

Respuesta: Simplemente me centro en lo que más me atrae y trato de que mi manera de pintar sobre el óleo sea suelta y detallista en lo que quiero resaltar.

¿Cómo ves el futuro de la pintura de caballete, paleta y pincel ante las manifestaciones mayoritarias de la industria del arte (perfomances, instalaciones, video arte…)

Me considero de la antigua escuela por decirlo de alguna manera: paleta y pincel. Lo importante es hacer tu trabajo lo mejor posible. El arte siempre está en evolución, aunque también regresan ciertas modas de entonces como el nuevo realismo. Nunca se acaba de aprender. Tengo curiosidad por las perfomances, instalaciones o video arte.

Y la información que cualquiera puede obtener de Internet, ¿Puede perjudicar o beneficiar al arte? ¿Y a los artistas?

Todo lo que sea información es importante sobre todo si se utiliza bien. Yo creo que beneficia mucho el que puedas entrar virtualmente a cualquier museo del mundo y puedas viajar artísticamente.

¿Qué opinas de los premios y concursos de pintura, tú que has ganado varios e importantes?

Los premios son estimulantes y dan alegría, en cierto modo reconocen tu labor, pero lo más importante es el trabajo.

A ver, Eva, te pongo en un brete. ¿De toda tu producción pictórica, qué cuadro elegirías? ¿Y por qué?

Repuesta: Bueno, son varios, pero si tengo que elegir uno, me quedo con un pequeño cuadro del poeta Miguel Hernández, con un paisaje de Orihuela de la mota del río ya desaparecida

Por último, una pregunta del millón, Eva: ¿Para qué pintas? ¿Por qué pintas?

Por la necesidad de expresarme, de vivir, para contar lo que veo. Es mi manera de estar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario