miércoles, 8 de julio de 2015

LA POÉTICA ÁUREA DE PEPE ALEDO


LA POÉTICA ÁUREA DE PEPE ALEDO




Durante el pasado mes de mayo el pintor oriolano José Aledo Sarabia expuso en la sala de exposiciones de la Fundación Caja Mediterráneo Ante el umbral o la poética áurea, una colección que consta de 110 cuadros en técnica mixta (acuarela, agua de tinta sepia, acrílicos…) en los que encontramos resumida y renovada la iconografía del artista, desde su primera exposición en 1976 hasta la actualidad.  Pasadas unas semanas de la clausura de esta excelente exposición he quiero dejar constancia en este blog de mi admiración por la pintura de Pepe.

Como escribe Sesca en su acertado texto publicado en el cartel anunciador de la exposición, “el autor concentra y descarta lo mejor de su obra. Es por tanto una obra en la que conviven diversas épocas, motivos, lenguajes y hallazgos, reconocibles en su evolución hasta cristalizar en un punto sin retorno de hallazgo y logro poético. En el umbral de otro mundo –otro más- descubierto en la frontera donde oníricas visiones emergentes sustituyen agostados ensayos,”. Sesca también destaca (y esto es muy importante) que Pepe Aledo se mueve de manera solvente tanto en el mundo de la pintura como en el de la literatura, especialmente la poesía. En esta misma muestra hay cuadros dedicados a sus amigos poetas, (Ada Soriano, Antonio Gracia, Antonio Aledo, Ramón bascuñana, Manolo Susarte… y me enorgullece decir que yo también estoy en la lista de agraciados) y en ellos se incluyen extractos de poemas rodeando la imagen en forma de marco, a pie de cuadro o incluso en viñetas. La generosidad de Pepe con la poesía queda patente una vez más en su pintura.

Pepe Aledo podría haber sido un profesional de la pintura y el dibujo, pero ha preferido mantener una dedicación plenamente vocacional .Y es que Pepe, como pintor y dibujante, he sido testigo de ello, trabaja con orden y disciplina, pero con entusiasmo. Crea por placer, disfruta al margen de la industria del arte y de las institucionales. Es por ello que no necesita ejercer de artista adoptando poses falsas. Precisamente Pepe es una de las personas más sinceras que he conocido, y su franqueza es incompatible con imposturas y estrategias manipuladoras.

En la Poética áurea asoman una y otra vez personajes grotescos, excéntricos e irreverentes  que destrozan el canon de belleza, objetos simbólicos (pértigas, cuerdas de funambulista, escaleras, paraguas), adornos y figuras geométricas (espirales, fractales, grutescos, objetos antropomorfos), motivos característicos de la obra alediana. También destaca un peculiar y fascinante uso del color. Nos encontramos ante un mundo en el que conviven hábilmente el dibujo y la pintura. Un mundo lleno de mensajes, de dimensiones ocultas o inquietantes, de líneas de fuerza y de realidades imprevistas que podríamos llamar onírico. Una suerte de mundo mágico en el que se funden lo lúdico y lo melancólico, lo abigarrado y lo sutil, lo inmediato y lo profundamente evocador, el erotismo no exento de perversión y la inocencia. 


En los cuadros de reciente factura se observa una evolución, sobre todo en el tratamiento de los paisajes, con más riqueza de detalles y la incorporación de imágenes cósmicas, así como en la inclusión de una narrativa visionaria, apocalíptica en ocasiones (meteoritos que se ciernen sobre la ciudad, cielos surcados por extrañas e inquietantes formas lenticulares que podrían ser naves espaciales, una familia contemplando el avance de un tsunami, monstruos en la orilla de una playa, personajes anonadados que observan torbellinos de estrellas,  inquietantes bocas aladas sobre paisajes desolados, plantaciones de girasoles en los que  habitan monstruos marinos... ). En casi todos los cuadros hay un componente irónico, inocente o lúdico que no niega el dramatismo. En el mundo del arte, el dramatismo y la ironía raramente se encuentran. Lo normal es que se excluyan mutuamente. En la poética Áurea, en cambio, conviven sin conflictos.


También se observa en esta muestra una evolución en el tratamiento del color (tan fundamental y fascinante en el mundo alediano), con la presencia abundante del negro y el azul de Prusia en los nocturnos y el pan de oro y plata para resaltar los fondos en los cuadros más icónicos.
La obra de Pepe es muy reconocible, tiene un sello personal inconfundible, pero no es monotemática. Hay en ella una compleja multiplicidad. No abandona la realidad pero mira a otro lado, de ahí que muchos de sus personajes siempre estén a un paso de traspasar el umbral del cuadro. En su obra la vida pulula en una feliz convivencia entre lo concreto y lo fantástico.
      
   Por último quiero resaltar otra característica que considero sobresaliente en la lenguaje pictórico de Pepe en general y en esta muestra en particular, y que ya he destacado en otras ocasiones: una sabia asimilación de la historia del arte que realiza el artista sin incurrir en el pastiche. Hallamos  la presencia del arte rupestre y el de algunas culturas primitivas, así como las figuras esquematizadas de las cerámicas griegas y etruscas con las que Pepe  compone el protagonismo de lo mitológico. También están presentes los bestiarios, emblemas y códices miniados de la Edad Media y el manierismo tardogótico, los iconos bizantinos, el simbolismo, el fauvismo (especialmente en la figura de Matisse), el expresionismo y el surrealismo, hasta llegar a autores figurativos contemporáneos como Botero, Bacon y Pérez Villalta. Incluso se aprecia la influencia del mundo del comic.

            Hay en la Poética áurea abundancia de seres y cosas tan reales como inconexos y enigmáticos (véase, por ejemplo el carácter híbrido de figuras-personaje),presencias solitarias o en grupo pero extrañas entre sí, figurantes de un mundo de inminencia y acontecimientos que, a pesar de su carácter lúdico, travieso, circense, transmiten al espectador, estupor, inquietud, desasosiego.
            Creo que de todos mis amigos pintores, Pepe es el que ha conseguido crear un mundo más personal y reconocible. La Poética áurea resulta fascinante y nos da la medida de la potencia y originalidad de este artista, como decía, puramente vocacional.

José Luis Zerón Huguet


No hay comentarios:

Publicar un comentario