lunes, 11 de mayo de 2015

domingo, 10 de mayo de 2015

EMPIREUMA Y TE MIRO VIVIR (por Julián Montesinos).



EMPIREUMA Y TE MIRO VIVIR



Después de unos años, ha vuelto a aparecer un nuevo número de la revista de creación Empireuma. Tengo hacia esta publicación una especial querencia, fundamentalmente porque uno de sus promotores, el generoso e incansable José Luis Zerón (y felicito a todos sus colaboradores) me permitió publicar mis primeros artículos de crítica literaria, unos textos que con pluma y pensamiento todavía inseguros yo me atrevía a redactar recién acabados los estudios universitarios. Allí publiqué un artículo sobre el valor estilístico de la prosa de Wenceslao Fernández Flórez, hombre reducido al cliché de periodista pero que en El bosque animado y Volvoreta exhibió un alto estilo poético. Y en los años 90 también apareció un artículo mío sobre el importancia de la metáfora en la poesía de J. Lezama Lima. 




El poeta oriolano José Luis Zerón ha sido y es un hombre entusiasta, un escritor que rezuma literatura por sus venas, poesía por su epidermis, verbo ajustado, intenso y lúcido. Y por eso doy la bienvenida a este número 34 de una revista que no sé si nace para quedarse o nace para decirnos que no quiere volver a este mundo proceloso de la literatura, si no es con unas aceptables fuentes de financiación. Pero sí sé que estamos necesitados de hombres de letras que asuman la iniciativa para acabar con tanta parálisis, en muchas ocasiones confundida con la huera reflexión. Y este ejemplar que acabo de leer debiera hacer pensar a quienes distribuyen los dineros públicos, para que al fin se reconociera que nunca ha habido en la provincia de Alicante una publicación de similar transcendencia.


Por estas páginas tan hermosamente diseñadas e ilustradas aparecen versos y escritos de muchos poetas y narradores importantes. Sería muy prolijo enumerar a los cuarenta y ocho colaboradores y a los quince ilustradores. Gracias a todos por un esfuerzo que, a mi juicio, vale la pena.


Comparto con vosotros unos de los tres poemas que he publicado en esta revista.




TE MIRO VIVIR


Te miro mientras duermes

con un pañuelo malva

en la cabeza como si tuvieras

una bandera al viento

en el quieto océano del dolor.

Enciendo el portátil. La pantalla es luz

que ilumina la noche que hay que recorrer.

Necesito escribirte una larga carta,

retrato emocional

de un tiempo de esperanza.

Y suavemente pongo las yemas de mis dedos

sobre este teclado que ignora mi parálisis.

Observo el reloj de la pantalla.

Parece que el tiempo se acelera,

galopa como un galgo que da vueltas

de modo absurdo a un circuito.

Te cuido, y pienso en cómo

pasa la vida mientras yo te miro vivir.

Voy a la cocina y exprimo un limón

de izquierda a derecha y viceversa.

Se me cae una lágrima.

Contemplo mis ojos en el espejo

y busco en las galerías de mis adentros

un sonido de la vida, un eco,

un metal vibrando muy cerca del corazón,

esa luz que aprecian quienes aman.

Te miro, mientras la vida, en su presente en vilo,

recurre al pasado

y a los seres queridos.

Y me quedo a tu lado

ahora que anochece,

porque siempre se vuelve al principio,

a la dependencia de otras manos,

al amor más dulce que existir pueda.





     
 *Extraído de su blog.